En un monasterio perdido, había un gato que tenía la costumbre de maullar muy fuerte cuando los monjes se ponían a meditar.

Fue así como le solicitaron al abad solución a su problema. El abad decidió que se atara al gato cada vez que los monjes meditaban.

Publicado en Historias Zen
Volver arriba