¿Quién puede juzgar?

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Un pueblo se había quedado sin juez, porque había muerto de vejez. Como no llegaba el sustituto y los casos se acumulaban, los ciudadanos decidieron nombrar como juez interino a un vecino que todos respetaban por su sabiduría y sentido de la justicia.

Cuando llegó el momento de presidir el primer juicio, empezó a hablar el fiscal, quien de un modo brillate y elocuente convenció a todos los presentes sobre la culpabilidad del reo.

- ¡Tiene razón el fiscal!, exclamó el improvisado juez

- Señoría, aún debe oir al abogado - le recordó el secretario del juzgado

El juez se dispuso entonces a escuchar al abogado, quien de modo brillantísimo, también convenció a los presentes sobre la inocencia de su defendido.

- ¡Tiene razón el abogado defensor!, dijo el juez

- ¡Pero Señoría! -volvió a intervenir el secretario- ¡No es posible que tengan razón los dos!

- ¡El Secretario tiene razón también! - Exclamó el juez

Dicho lo cual, dió por terminado el juicio.

 

Leer 40 veces
Volver arriba